Que no todos aprendemos igual está claro… con algunos niños hay que tener algunas consideraciones con motivo de su propio proceso madurativo o de su propia capacidad. Por si al lector le pueden intersar, aquí dejamos una relación e ideas que permiten ayudar al discente en determinadas condiciones de desventaja en su punto de partida.

1.- Incrementar la atención hacia el alumno por parte del profesor.

2.- Necesitan acompañamiento para integrarse y aprender. En solitario se pierden, se bloquean, se atascan, se aburren, se desaniman y buscan otras formas de «entretenerse».

3.- Repetir las instrucciones paso a paso para ayudarles a comprender la secuencia de los hechos.

4.- Fragmentar las tareas más difíciles y largas en tareas más cortas.

5.- Supervisar la ejecución de la tarea.

6.- No exigir una autonomía de la que carecen.

7.- No siguen los patrones evolutivos de niños de su edad, por ello su medida de comparación y contraste no debe ser con los demás, sino con su propia evolución.

8.- Utilizar dosis generosas de aprobación y refuerzo positivo.

9.- Alabar sus avances en público y corregir sus errores a nivel individual.

10.- El bloqueo emocional que les produce el miedo a fracasar fomenta la inseguridad. Aprendizajes y afecto van unidos.

11.- Evitar manifestaciones de irritación, prisas, enfados por parte del educador para no crear en el niño situaciones de bloqueo.

12.- Hacer asequible la tarea para que tengan éxito, con ello el niño mejora su capacidad de concentración.

13.- Las normas tienen que ser claras y entendibles.

14.- El niño tiene que conocer las consecuencias de no cumplir la «norma».

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *