Esta es la conclusión que se desprende de un estudio realizado Jessica D. Payne según publica Science Daily, (EEUU).

Un estudio recientemente publicado confirmó la generalizada noción de que lo aprendido se retiene mejor si se duerme después de estudiar. Lo novedoso de la investigación es que verificó la hipótesis tanto para la memoria episódica (recuerdo de eventos) como para la semántica (recuerdo de hechos concretos).

La psicóloga Jessica Payne, de la Universidad de Notre Dame (EEUU), y colegas, estudiaron a 207 alumnos que habitualmente dormían seis horas como mínimo por noche. Los participantes fueron designados al azar para estudiar pares declarativos de palabras semánticamente relacionadas o no, a las 9 de la mañana o a las 9 de la noche.

La memoria declarativa se refiere a la habilidad de recordar conscientemente hechos y sucesos, y puede separarse en dos partes: la memoria episódica (eventos) y la memoria semántica (hechos). Las personas rutinariamente usamos ambos tipos de memoria, por ejemplo para recordar dónde aparcamos el automóvil o cómo prefiere un colega que le llamemos.

Al evaluar a los participantes 12 horas después, la memorización era mejor después de una noche de sueño que tras un día de vigilia. Sin embargo, esta diferencia resultaba de un pronunciado deterioro en la memorización de pares de palabras no relacionadas; no se encontró diferencia para lo pares relacionados.

Después de 24 horas, ya con todos los participantes habiendo dormido una noche y un día completo de vigilia, la memoria era superior en aquellos que habían dormido inmediatamente después de estudiar, respecto de los que habían dormido después de un día de vigilia.

«Nuestro estudio confirma que dormir directamente después de aprender algo nuevo es benéfico para la memoria. Lo novedoso es que hemos verificado esto para ambos tipos de memoria declarativa», afirmó Payne.

«Esto significa que es provechoso ensayar cualquier información que se necesite recordar justo antes de ir a dormir. De algún modo uno está indicándole al cerebro qué es lo que tiene que consolidar».

Ref: Jessica D. Payne, Matthew A. Tucker, Jeffrey M. Ellenbogen, Erin J. Wamsley, Matthew P. Walker, Daniel L. Schacter, Robert Stickgold. Memory for Semantically Related and Unrelated Declarative Information: The Benefit of Sleep, the Cost of Wake. PLoS ONE, 2012; 7 (3): e33079 DOI: 10.1371/journal.pone.0033079

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *