Hoy traemos a nuestros lectores reseña de un artículo que fue publicado en 2002 en la revista «Acción pedagógica» del la Universidad de los Andes, realizado por tres profesores de la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona (España). Aunque ya han pasado unos años, no cabe duda que esas reflexiones tienen vigencia todavía hoy, y por eso nos hacemos eco de ellas.

Es un artículo de naturaleza teórico-reflexiva y los autores (Manuel Fandos, José Miguel Jiménez y Ángel Pío González) plantean algunos aspectos sobre los que, a su entender, debe girar el discurso de las TIC como medios para la enseñanza.

Plantean la necesidad de analizar este nuevo paradigma tratando aspectos como la comunicación didáctica mediada a través de las tecnologías, los criterios didácticos para el diseño de situaciones formativas que utilicen las TIC y la caracterización de los aprendizajes en red.

Proponen dirigir los esfuerzos en la dirección de la creación de unos entornos educativos significativos donde el acceso a la información que, a todas luces es hoy «no-lineal» y «bidireccional», características que deben tener preeminencia, si no convertirse en ejes, en la promoción, incentivación y motivación del aprendizaje.

No parece discutible que el avance de la ciencia y de la tecnología, los procesos de cambio e innovación, el cambio de los actores en la economía o la reformulación de distintas disciplinas científicas nos conducen progresivamente a un nuevo tipo de sociedad, donde las condiciones de trabajo, el ocio o los mecanismos de transmisión de la información, por ejemplo, adoptan nuevas formas. Todas estas revoluciones plantean un cambio vital en los individuos y necesitan de un nuevo planteamiento educativo.

La capacidad que las últimas tecnologías (sobre todo las redes) han demostrado en aspectos como la transmisión de la información y del conocimiento o hacia la comunicación ha dado pie a la idea de incorporar estos recursos al proceso de formación.

Estamos asistiendo a un gran debate acerca de la utilidad de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como herramientas pedagógicas.

Se suceden experiencias e investigaciones que intentan aplicar estas herramientas a la enseñanza, aunque muchas veces se cae en el error de olvidar que el acto didáctico responde a un binomio en el cual también debe tenerse en cuenta el aprendizaje, pues sólo en este sentido se contribuirá a la mejora de la calidad educativa.

De todos modos, no existen conclusiones determinantes sobre la utilización de las TIC como medios didácticos, pese a la creencia –que no cuestionamos- de que pueden resultar recursos facilitadores, siempre y cuando sean bien utilizados.

Se trata, en definitiva, de generar propuestas viables para el uso de las TIC desde una perspectiva enriquecedora, capaz de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje y, por tanto, cuestionarse cómo pueden ayudar a que se logren los objetivos educativos previstos en un programa de formación.

El reto actual es situarnos ante las TIC como medio didáctico y en analizar su aplicación educativa.

El medio nos remite al proceso comunicativo en tanto que la tecnología lo hace hacia el soporte material del proceso y tan importante es trabajar con el proceso comunicativo que subyace en todo aprendizaje como estudiar los instrumentos que utilizamos y sus estrategias de uso.

Para leer más

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *